Categorías del blog
Búsqueda de blogs

El cesto de los tesoros

¿Qué es el cesto de los tesoros?

El cesto de los tesoros es una propuesta de juego para niños y niñas en su primer año de vida, en el momento que ya son capaces de aguantarse sentados sin dificultades. Consiste en un cesto no muy profundo y fácilmente accesible para los bebés, donde introducimos entre 20 y 30 objetos sensoriales pensados para que los más pequeños puedan manipularlos libremente, favoreciendo su curiosidad a través de la exploración y el descubrimiento del entorno.

La profesora Elinor Goldschmied de nacionalidad inglesa, especialista en el aprendizaje en las primeras edades, desarrolló la formulación y la sistematización de las actividades educativas del descubrimiento de objetos dirigidas a niños de cero a tres años. El juego de descubrimiento, que incluye el cesto de los tesoros, es el precursor del juego heurístico, y va dirigido al primer año de vida de los niños. Como dice E. Goldschmied se trata de “aprender a través de la experimentación y el descubrimiento a través de los objetos”.

El juego heurístico es una actividad destinada, especialmente, a niños en su segundo año de vida, ya que es en esta edad cuando la movilidad se convierte en la más amplia conquista, pasando a ser el eje central de su actividad. En consecuencia, el segundo año de vida está marcado por un nuevo tipo de desarrollo: un nuevo horizonte de curiosidad y nuevas maneras de aprendizaje que empujan a los niños a estar en movimiento y tocar todo lo que se encuentra a su alrededor.

 

DESARROLLO DE LOS SENTIDOS

Con el cesto de los tesoros los niños y niñas aprenden por sí mismos. El adulto, con una buena selección de materiales, una buena disposición de estos en el espacio y una buena gestión del tiempo, le dará al bebé seguridad y confianza para explorar, preguntarse, experimentar y aprender.

Llenar y vaciar; abrir y cerrar; agrupar y separar; colgar y descolgar; tapar y destapar; añadir y quitar. Alinear, apilar, deslizar, empujar o pulsar, girar, oscilar, encajar, ensamblar, emparejar, estirar, prensar y comparar, entre otros.

Mientras realizan la actividad los niños y niñas van tomando conciencia de las características y propiedades de los objetos (formas, superficies, longitudes, volumen, peso, material, textura, temperatura, etc.) y de las leyes de la naturaleza (principalmente la gravedad y el equilibrio).

Los niños exploran los diferentes materiales y descubren las características a través de los sentidos, así pueden notar las diferencias de textura, de peso, de forma o de color, entre otros.

 

El tacto: con la forma, la textura, peso y la temperatura de los objetos.

El olfato: con la variedad de olores.

El oído: con la percusión, la fricción, el crujido o la ausencia de sonido.

El gusto: con la variedad de gustos (dulce, ácido, amargo, salado).

La vista: con el color, el tamaño, la forma, el brillo.

 

los 5 sentidos - cucunat

 

Desarrolla, además, la capacidad de concentración y atención focalizada y la coordinación ojo-mano-boca; participa en la estructuración del pensamiento; potencia la libertad, la autonomía en la acción y la actuación al propio ritmo.

 

ELABORACIÓN

Necesitamos uno o varios cestos de diámetro 25-30cm y unos 8cm de alto y en el que puedan caber entre 20 y 30 objetos. Se coloca el cesto cerca de los bebés en un lugar dónde pueda acceder fácilmente y no haya muchos agentes distractores.

En ésta etapa no hay que tener prisa en ofrecer objetos sensoriales para los bebés, dejad que descubran con sus manos inquietas. A medida que les presentéis objetos los iréis descubriendo a ellos y sus preferencias, así como sus necesidades de exploración. Hay bebés más curiosos que otros, no dudéis en tomároslo con calma e intentar evitar adelantar acontecimientos queriendo ofrecer al bebé ciertos objetos, dejad que el juego libre fluya y sea el bebé quien marque el ritmo del juego. El adulto debería simplemente acompañar y observar.

Es bueno que los adultos intentemos no intervenir en las acciones, sólo haremos de observadores mientras el niño juegue con el cesto y observaremos qué materiales prefiere más o cuáles son sus intereses. Poco a poco renovaremos algunos objetos del cesto o le presentaremos de nuevos, por lo que puede ser interesante tener varios cestos preparados, siempre dejando algún objeto que ya conozca.

Recordad que el propio cesto de los tesoros es un objeto más, y que es posible que el bebé tenga interés en vaciar directamente lo que hay en el interior y empezar a jugar con el cesto. Tranquilos, el juego con el cesto de los tesoros acaba siendo bastante caótico, dejarles explorar a sus anchas durante todo el tiempo que les plazca, es una de los aspectos más importantes a tener en cuenta por la persona adulta.

cesto de los tesoros - cucunat

 

OBJETOS SENSORIALES

¿Qué podemos poner? Podemos poner todo tipo de objetos, la podemos llenar de objetos naturales, de madera, metálicos, de ropa, de papel, cartón y vidrio.

Para los/las bebés, el sentido de la vista es quizás el menos desarrollado, así que se decantarán más por coger con las manos, aunque es bastante probable que se dediquen a tocar todo con la boca

Sólo hay que vigilar que el tamaño sea adecuado debido a que el bebé tenderá a ponerse los objetos a la boca y evitar posibles atragantamientos.

Algunas ideas son:

 

Objetos Naturales (limón, manzana piedra pómez, corteza de árbol, tapón de corcho, cáscaras de coco, caracolas de mar de formas redondas y suaves, etc.).

Objetos de Materiales Naturales (ovillo de lana flauta de caña, calzador de asta, cuchara de asta, cepillo de uñas de madera, cepillo de dientes, brocha de afeitar, brochas o pinceles, cestos pequeños, etc.)

Objetos de madera (cajas pequeñas, sonajeros, castañuelas, botones de colores ensartados, cubos y dados, cilindros, anillas de cortina, espátulas y cucharas, pinza de la ropa, cuchara de miel, carraca, bigudí, espejo, etc.).

Objetos Metálicos (cucharas de distintos tamaños, batidora de huevos, juego de llaves, flanera, latas redondas, cenicero, moldes de pasteles, armónica pequeña, prensadora de ajo, colador de té, trozos de cadena, cencerro, campanilla, tapón de frasco de perfume, etc.).

Objetos de papel y cartón (libreta pequeña de espiral, cajitas de cartón, tubos, conos y cilindros, etc.).

Objetos de piel, tela, goma y fieltro (monedero, pelota de goma, pelota de cuero, muñeca de trapo, funda de gafas, oso de peluche, tapón de bañera con cadena, red de pescar, anillas de goma de cafetera, cremallera, espátula de goma, bolsas pequeñas con tomillo o lavanda, etc.).

Objetos de vidrio (frascos pequeños de perfume, tarros de mermelada, lágrimas de lámpara, pomo de armario, tapones de botellas grandes, etc.).

objetos cesto cucunat

 

Aunque no nos demos cuenta, tener cosas con temperaturas sorprendentes, como el acero inoxidable, texturas rugosas, lisas, maderas más porosas, más pulidas, formas redondeadas, sonidos agradables... es una buena opción para llenar esta etapa de juegos sensoriales.

Nuestra selección de materiales está especialmente cuidada porque queremos que las primeras experiencias sean verdaderamente sensoriales e inolvidables.

Ajustes

Compartir

Menú

Crea una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Registrarse